Monday, 26 de February de 2024 ISSN 1519-7670 - Ano 24 - nº 1276

Josep Maria Casasús

LA VANGUARDIA

"De todo hay en la viña del Señor", copyright La Vanguardia, 23/12/01

"Gaziel, seudónimo de Agustí Calvet (1887-1964), el periodista que dirigió ?La Vanguardia? entre 1920 y 1936 -una de las etapas históricas de gran expansión de esta empresa periodística-, afirmó que era positivo que ningún partido se sintiera plenamente satisfecho con los contenidos de este diario.

Es un buen indicio, decía Gaziel, que nadie se sienta satisfecho desde un punto de vista exclusivista y cerrado. Es un síntoma de la independencia de la prensa. ?Es la razón de ser y la fuerza de este diario?, y es la fuerza de los lectores, argumentaba Gaziel en aquel artículo publicado en ?La Vanguardia? el 1 de enero de 1926. Lo decía a propósito de los intereses políticos, pero lo mismo podría comentarse hoy, también, respecto al tratamiento periodístico de la actualidad en el campo de la religión.

Han llegado recientemente algunas cartas abiertas dirigidas al director del diario y al defensor del lector que reflejan estados de opinión contradictorios de unos y otros. Desde distintas posiciones católicas y protestantes, principalmente, algunos opinan que el diario echa más agua en el molino ajeno que en el suyo.

Unos protestantes reaccionaron hace poco ante un reportaje. El 10 de diciembre el lector Pere Puigvert Salip, de Corbera de Llobregat, dijo al defensor que ?en la página de religión de ayer se menciona a dos destacados futbolistas como cristianos que el lector de su periódico puede interpretar como quiera, pero seguro que lo hará en nuestro contexto como católicos, cuando en realidad ambos son cristianos evangélicos (protestantes) pero no se menciona en el pie de foto ni en el artículo?. Lo mismo me comunicó la lectora Anna Griera, de Sabadell, y otras personas que no se identificaron.

Preguntada por el defensor, la periodista María-Paz López, responsable del ámbito de Religión, expone: ?A estos futbolistas se les señaló como cristianos puesto que el texto de Juan Bautista Martínez subrayaba la relación entre fe y deporte en cristianismo e islam, dos grandes religiones monoteístas de las que, al ser tratadas conjuntamente, no suele especificarse más; rara vez se habla de catolicismo e islam, o de protestantismo e islam?.

El respeto a todas las religiones se integra en el deber general de no discriminar por motivos de sexo, raza o creencia, recogido en todos los códigos deontológicos del periodismo. La progresiva laicización social en países desarrollados obliga también, por ética, a no discriminar al creyente, cualquiera que sea su credo.

Unos católicos también reclaman. El lector Oriol Pañella Garrido, de Cerdanyola del Vallès, manifiesta: ?Parece que tratan con más respeto al islam, budismo… que a ciertas personas y sectores de la Iglesia católica?.

El defensor no puede entrar en asuntos de opinión y menos, si cabe, en las polémicas entre lectores. Pero es significativo respecto a la sensibilidad religiosa el escrito que el pasado 7 de diciembre envió el lector Aureli Otal Lacambra, de Barberà del Vallès: ?Me refiero a la carta publicada destacadamente en ?La Vanguardia? del 2 de diciembre, que literalmente dice: ?Una muestra más de la irracionalidad de la Iglesia?. Parece que está de moda atacar, criticar e incluso insultar a la Iglesia, pero pienso que no prestigia a un diario como ?La Vanguardia? destacar estos insultos, por lo menos teniendo en cuenta que muchos lectores seguramente son próximos a la entidad insultada?.

Otros católicos discrepan entre ellos. Unos creen que el diario simpatiza con sectores tradicionales. Otros consideran que se inclina por los renovadores. A raíz de la promoción episcopal de Josep Àngel Sáiz Meneses, el lector Antoni Garcia Casas, de Cerdanyola del Vallès, escribe: ?Estamos sorprendidos e indignados por las informaciones que aparecen en su diario en estos últimos tiempos contra este sacerdote por parte de personas que no le conocen de nada?.

Planteo esta queja a la Redacción. Desde hace año y medio, el seguimiento de la información religiosa está encomendado a la periodista María-Paz López, máster en Periodismo (información religiosa) por la Universidad de Columbia (EE.UU.), bajo la supervisión del subdirector Enric Juliana, ex corresponsal del diario en Roma. Responde Juliana: ?La Vanguardia?, como queda definido en su recién aprobado estatuto profesional, no es un diario de carácter confesional, pero no debiera pasarnos por alto que una parte importante de sus lectores, además de ser católicos practicantes, tienen un especial interés por la información religiosa. Hace algo más de un año las tradicionales páginas de los domingos fueron objeto de un cierto ?aggiornamento?, con la intención de captar también el interés de los lectores más distantes de la vida eclesial. Ha sido un cambio gradual y prudente, muy bien aceptado, tal y como nos indica ese gran sismógrafo que es la sección de ?Cartas de los Lectores?.

Añade el subdirector Juliana: ?Otra cosa es la situación crítica que desde hace unos meses vive la diócesis de Barcelona. Hemos intentado recoger de una manera equilibrada todas las opiniones, empezando por los llamamientos del cardenal Ricard Maria Carles al orden y a la comunión eclesial (10 y 27 de noviembre, y 3 de diciembre) y las ofertas de diálogo dirigidas a los sectores críticos (1 de noviembre y 16 de diciembre). El diario también se ha hecho eco de las opiniones discrepantes, ya que en una sociedad de matriz liberal-democrática no es norma que la prensa de referencia silencie las opiniones disidentes. Hemos intentado abordar este asunto atendiendo a la singularidad cultural de la Iglesia católica y a la fuerte sensibilidad de una parte significativa de nuestros lectores, de manera que difícilmente se nos puede acusar de tratar a la diócesis de Barcelona como si fuese un partido político o una entidad deportiva. Pero toda prudencia, a veces, es poca. Es posible que algunas personas entiendan que la prensa debiera callar cuando observa discrepancias en el interior de la Iglesia. Hemos optado por el camino de la información responsable. Un sendero siempre arriesgado, pero que honra a la divisa que nos legó Gaziel: ?No ser de nadie, pertenecer a todos?.

En la jerarquía católica también hay preocupación por esas tensiones informativas. Los obispos españoles reunidos en Madrid el pasado 23 de noviembre escucharon reflexiones en voz alta de José Sánchez, obispo encargado de medios de comunicación, que habló de ?mejorar la comunicación institucional de la Iglesia?, y de que ?cuando surgen conflictos, las responsabilidades suelen ser compartidas?.

Todas las religiones condenan el maniqueísmo. Para evitar esta desviación y poner granos de paz sobre la Tierra, conviene que todos leamos los diarios desde perspectivas distintas a la nuestra. De todo hay en la viña del Señor, la mies es mucha y nunca llueve a gusto de todos."