Monday, 17 de June de 2024 ISSN 1519-7670 - Ano 24 - nº 1292

Saramago apela al periodismo de reflexión para instalar la duda en la sociedad

DIRET?RIO ACAD?MICO

AULA INAUGURAL

"Saramago apela al periodismo de reflexión para instalar la duda en la sociedad", copyright El País, 9/2/2001

"Además del periodismo de información, de opinión y de investigación, el premio Nobel de Literatura portugués José Saramago apeló ayer al periodismo de reflexión como fórmula para instalar la duda en la sociedad.

El autor de La caverna inauguró la XV edición de la Escuela de Periodismo Universidad Autónoma de Madrid-EL PAÍS, con un lúcido, y a veces severo, juicio hacia una profesión que cultivó durante los años setenta. Saramago animó a todos los periodistas a ?darle la vuelta a los hechos? para no quedarse sólo en ?la espuma que fluctúa en la superficie?.

El consejero delegado del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, resaltó la doble faceta -como escritor y como periodista- de José Saramago. Como escritor, destacó su talento ?formidable y apoteósico? pese a hacer una literatura ?muy reflexiva y profunda?. Y como periodista, recordó su etapa en el portugués Diario de Noticias. Eran los años posteriores a la revolución de los claveles de 1974, y Cebrián aseguró que este puesto le permitió al autor de El evangelio según Jesucristo o Ensayo sobre la ceguera conocer ?los entresijos del periodismo y las relaciones con el poder en un momento azaroso?.

José Saramago arrancó la lección inaugural del Master de Periodismo UAM-EL PAÍS preguntándose si es necesario reinventar el periodismo, y salpicó su intervención con anécdotas rescatadas de sus tiempos de editorialista. ?Escribía sin que nadie me dijera nada. Yo era una persona enfrentada con su propia conciencia?. Destacó Saramago ?el privilegio, la suerte y la responsabilidad? de escribir todos los días sin que el director conociera sus opiniones hasta verlas publicadas al día siguiente. De aquella época (entre 1972 y 1974) recordó las esperanzas que él y sus colegas tenían puestas en el fin del fascismo para poder abordar ?un periodismo libre y crítico?. Pero, con cierto tono pesimista, aseguró que el panorama es, en realidad, todo lo contrario a lo que imaginaron.

En realidad, Saramago no cree que haya que reinventar el periodismo, pero es partidario de reinventar al periodista. ?El problema del periodista es que vive en un mundo de apariencia?, dijo. Por eso, instó a los profesionales a acercarse a los hechos y a dar ?la vuelta completa? a los mismos para poder ver su auténtica dimensión.

Saramago comparó el periodismo en libertad con el ciudadano en libertad. Y vinculó a éste con la democracia. ?La equivocación con consecuencias más nefastas está en el hecho de pensar que la democracia es un punto de llegada. Tanto para la democracia como para la vida social, la democracia no es un punto de llegada, sino un punto de partida?. Aseguró que toda la capacidad de protesta, incluso la que se ejercía en la clandestinidad, se agotó cuando llegó la democracia.

En esta línea de reflexión, el Nobel de Literatura aseguró que el poder real no es el poder político. ?Elegimos un parlamento, pero, que yo sepa, ninguna multinacional se presentó a las elecciones en España o Portugal?, dijo. Tras advertir que ?quien gobierna es Bill Gates?, reclamó una reflexión sobre la nueva forma de totalitarismo que se esconde bajo el manto de la globalidad económica.

Durante su intervención, Saramago alertó sobre la responsabilidad de los medios, ?infinitamente más grande de la que los propios medios creen tener?. El escritor portugués se mostró convencido de que ningún periodista duda de los problemas que amenazan a la humanidad, pero regañó a los periódicos por no profundizar en las cuestiones que realmente interesan a la gente y por dedicar demasiado espacio a ?la superficie, a la pequeña espuma que fluctúa en la superficie?. También reprochó a los periodistas su actuación como ?prestatarios de contenidos?.

En la inauguración de la XV edición de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS, Saramago compartió la tribuna con el rector de la Universidad Autónoma de Madrid, Raúl Villar; el presidente del Grupo PRISA, Jesús de Polanco; el consejero delegado de PRISA, Juan Luis Cebrián; el director de la Fundación Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS, Cayetano López; el vicepresidente de esta entidad y consejero de PRISA, Jesús de la Serna, y el director de la Escuela, Joaquín Estefanía.

Villar agradeció a Saramago haber sembrado la inquietud entre los alumnos y animó al Nobel a reflexionar sobre si es necesario reinventar la Universidad."

***

?Que me presenten a la objetividad?, copyright El País, 9/2/2001

"Con la edición inaugurada ayer, la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS cumple tres lustros de vida y coincide, además, con el 25? aniversario del rotativo. Casi 600 alumnos han pasado ya por sus aulas y, según destacó ayer su director, Joaquín Estefanía, lo que diferencia esta escuela de otras es que está alojada en un medio de comunicación.

En el acto de bienvenida a los 40 nuevos alumnos, se entregaron también los diplomas a otros tantos integrantes de la XIV promoción.

Estefanía se refirió a los estudiantes matriculados este curso como la generación frontera entre el final de una forma tradicional de hacer periodismo y outra vinculada a las nuevas tecnologías y a los soportes digitales. ?Son una especie de conejillos de Indias para saber qué es el periodismo del futuro?, dijo. Al mismo tiempo, agradeció a la Universidad Autónoma de Madrid y al Grupo PRISA las facilidades dadas desde ambas entidades para trabajar com ?autonomía, libertad y medios?.

Como novedad, este año la Escuela contará con una página web. Estefanía anunció la próxima publicación de un manual con las materias que se imparten durante el año lectivo.

Espíritu crítico

Estefanía se refirió a la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS como un centro donde los alumnos ?aprenden a dudar y tener un espíritu crítico?. Ésa fue, precisamente, una de las líneas argumentales del posterior discurso de Saramago.

El Nobel de Literatura trazó un panorama pesimista al recordar que no puede haber democracia en un mundo en el que 3.000 millones de personas viven con menos de dos dólares al día. Y se preguntó qué espacio tiene, por ejemplo, África en los medios. ?Ninguno?, fue su respuesta.

En su catálogo de prioridades, aseguró que por encima de cualesquiera otras están las necesidades humanas. ?Mientras alguien se esté muriendo al lado de alguien, lo más importante es ponerle un plato. Después ya iremos a Marte, a Júpiter o a Venus?. Tras poner en duda la existencia de la objetividad -?si existe, quiero que me la presenten ahora mismo?, bromeó-, depositó sus esperanzas en el periodismo de reflexión. Animó a los informadores a provocar todos los días la alarma social y a dudar de todo porque, en su opinión, ?nada es lo que parece?.

Frente a la avalancha de cambios tecnológicos y a los nuevos soportes del periodismo (con Internet a la cabeza), Saramago subrayó que lo que no ha cambiado desde el punto de vista cultural es el soporte fundamental: la mente humana. ?La mente es capaz de dudar de lo que se está diciendo y de lo que se está proponiendo como una verdad absoluta?, dijo. Y recalcó que toda verdad instalada, por el mero hecho de estarlo, es sospechosa."